¿Y por qué no?

¿Por qué no hacer una versión dulce del hummus tradicional?

Hummus con dukkah

Hummus dulce de legumbres con Dukkah Gold de ComoDukkah – Martina Ferrer

Las legumbres no solo sirven para recetas saladas, también se pueden usar para recetas dulces.

En Japón existen unos pastelitos rellenos de dulce de azukis, un tipo de legumbre muy común en oriente.

Con la receta de hoy quiero traerte otra forma de añadir legumbres en tu día a día. Y es que las legumbres son ricas en fibra beneficiosa para la microbiota de nuestro intestino y además, son ricas en proteínas.

Quizá, estás pensando que esta receta no es para ti porque ya hace tiempo que las legumbres te sientan mal.

Y es que es necesario cocinarlas correctamente para que éstas no resulten indigestas y produzcan hinchazón de barriga y gases.

Si tienes en cuenta los siguientes parámetros, ayudarás a tu cuerpo a digerirlas mejor y aprovechar así sus nutrientes.

Compra las legumbres en crudo y remójalas siempre antes de cocinarlas. Las lentejas con 8-10 horas tienen bastante, pero los garbanzos necesitan 24 horas con un cambio de agua al cabo de 12 horas. Remoja siempre con agua mineral y un poco de zumo de limón o vinagre. El remojo permite que los antinutrientes (sustancias protectoras de las semillas), se disuelvan en el agua y así se permite la “activación” de la semilla. Este proceso ayuda a que sean más rápidas de cocer y más fáciles de digerir.

Escurre las legumbres del agua del remojo y cuécelas con abundante agua mineral y un trozo de alga kombu y / o una hoja de laurel. El alga contiene una sustancia que ayuda a romper algunas fibras de las legumbres que provocan indigestión y gases, además aporta minerales interesantes. El laurel también ayuda a que las legumbres sean más digestivas.

Con estos dos trucos puede que sea suficiente, pero si sientes que no es así y quieres profundizar un poco más, te invito a germinar las legumbres. Una vez las has remojado, escurre el agua y ponlas en un colador. Procura mantenerlas ligeramente húmedas y tapadas con un trapo. Al cabo de un par o tres de días, verás como empiezan a brotar. Este proceso de germinación ayuda aún más a digerirlas. No olvides cocerlas una vez germinadas.

Vale Martina, ¿Y si compro las legumbres ya cocidas, qué hago para digerirlas mejor? En este caso te invito a abrir el bote, poner las legumbres en un colador, lavarlas bien y ponerlas en un cazo con agua mineral y kombu y / o laurel y hervirlas durante 20 minutos.

Además, y siguiendo con la intención de digerir mejor las legumbres, la receta de hummus lleva comino y zumo de limón, dos ingredientes que también favorecen la digestión. El comino es una planta carminativa y el zumo de limón sirve para acidificar el pH del estómago, necesario para romper las proteínas.

Bien pues, dicho esto y antes de empezar con la receta, habrás visto en el título que acompaño este hummus con Dukkah Gold, pues voy hablarte de ello.

¿Qué es el Dukkah? ¿Cómo se usa? ¿Dónde puedes añadirlo?

1️⃣ El dukkah es una receta de origen egipcio y ya se consumía a principios del siglo XIX.
2️⃣ Era una fuente de proteínas y grasas al alcance de todas las clases sociales.
3️⃣ Se lo comían con pan mojado en aceite y en dukkah, que les proporcionaba el aporte nutricional necesario.
4️⃣ Actualmente, como aperitivo o para merendar, se moja pan de pita o ‘khubz’ en aceite de oliva y dukkah. ¡Buenísimo!
5️⃣ Es superversátil: Se puede utilizar en sopas, ensaladas, pastas, carne… ¡No hay límite!

Nuria Coll, la directora de Etselquemenges y su versión en castellano Soycomocomo, ha creado 3 recetas DE-LI-CIO-SAS de dukkah.

Para mi versión de hummus dulce voy a usar el Dukkah Gold.

Así voy a darle la vuelta del todo al hummus tradicional.

Estos son los ingredientes del Dukkah Gold de ComoDukkah: Macadamia, avellanas, semillas de sésamo, canela en polvo, nuez moscada, comino, cilantro, sal y pimienta. Brutal, ¡No te lo pierdas!.

Hummus dulce con dukkah gold

Hummus dulce de legumbres con Dukkah Gold de ComoDukkah – Martina Ferrer

Puedes también usar tu Dukkah Gold en pudines de chía, yogures y kéfires, helados… las opciones son infinitas.

Y si aún no has probado las otras dos versiones de ComoDukkah, te invito firmemente hacerlo. Nunca más tus platos van a volver a ser los mismos.

¿Por qué me gusta el dukkah?

Es una receta rica en grasas saludables, proteínas i fibras, pero además es TOP en sabor gracias a sus ingredientes.

Cada uno de ellos tiene propiedades beneficiosas para el organismo. Por ejemplo, la canela que encontramos en la versión Gold:

🔸 Ayuda a combatir la resistencia a la insulina y la diabetes tipo 2. La canela ha demostrado que puede ayudar a regular los niveles de azúcar en sangre y mejorar la función metabólica.
🔸 Mejora y regula los niveles de colesterol (reduce los TG y el LDL y aumenta el HDL).
🔸 Alivia molestias digestivas: seguramente una de las razones por las que los tés chai suelen llevar como base esta especia y se sirven tras las comidas.
🔸 Mejora el estado de las encías y los dientes: ¿Sabes que la canela se utiliza como dentífrico para ayudar a mantener una buena salud bucodental? Gracias a sus propiedades antimicrobianas logra disminuir la cantidad de bacterias de la boca.

Y ya por fin, llegamos a la receta.

Coge papel y boli que vamos a ello.

 

Utensilios: Batidora de brazo o de baso, espátula, bol para servir.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Ingredientes:

  • 400g de legumbres ya cocidas. Te quedará bien la receta con garbanzos o azukis
  • 6 – 8 dátiles Medjoul sin hueso. Si están muy secos remójalos en agua caliente durante 30 minutos.
  • 4 – 6 C de aceite de coco en estado liquido
  • 2 c de canela de Ceilán en polvo
  • 1 c de comino en polvo
  • El zumo de medio limón
  • 2 – 4 C de tahini blanco sin tostar. Puedes usar crema de almendras blancas si quieres que sea más dulce.
  • 1 pizca de sal marina para potenciar los sabores.
  • Agua mineral para ajustar la textura deseada
  • 2 C de Dukkah Gold para añadir al hummus y para decorar
  • Fruta fresca, bastoncitos de zanahoria, crackers de almendras o crepes o tostaditas de trigo sarraceno

Preparación:

  1. Pon las legumbres, los dátiles, el aceite de coco, la canela, el comino, un poco del Dukkah Gold, el zumo de limón, la sal, la crema de almendras o el tahini y un poco de agua en el baso de la batidora.
  2. Bate a máxima potencia hasta que quede una textura bien fina y uniforme. Ajusta con agua si es necesario.
  3. Prueba su sabor y añade un poco más de limón o canela si lo deseas.
  4. Sirve el hummus en un bol y decóralo con Dukkah Gold por encima. Puedes acompañarlo con fruta fresca, queda delicioso y sorprendente. Añade más dukkah Gold para elevar tus sentidos.

Comentarios:

  • Se guarda bien en la nevera hasta cuatro días dentro de un tarrito de cristal con tapa. Pero estoy segura que vas a devorarlo mucho antes.
  • Es una idea genial para un desayuno o una merienda dulce rico en fibra, grasas saludables y proteínas.
  • Puedes enriquecer tu hummus con dos cucharadas de yogur griego o yogur de coco, conseguirás una textura aún más cremosa y un punto ácido delicioso que también combina muy bien con el Dukkah Gold.

Huumus dulce

¡Ah! Y además de todas las herramientas que te he mencionado, no te olvides de masticar mucho para garantizar una digestión ideal y para saborear todos los matices de la receta.

Ahora me encantará saber qué te ha parecido la receta y si compartes tu versión en redes sociales, etiquétame para que pueda verla.

 

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies