¡Qué sorpresa me llevé cuando descubrí lo fácil que es hacer leche de almendras en casa, y lo buena que queda!

Hoy recupero la receta para ti, te aseguro que merece la pena.

El resultado es una deliciosa leche vegetal, suave, sabrosa y muy rica en calcio.

También muy polivalente, ya que la puedes utilizar en varias preparaciones, tanto dulces como saladas.

En definitiva, un básico delicioso para tener siempre en tu cocina.

TIEMPO24 horas de remojo, 10 minutos de preparación

UTENSILIOS:

– Batidora (puede ser una pequeña, tipo túrmix o una tipo batidora americana con vaso)
– Olla pequeña o cazo
– Bol
– Colador de tela o bien una gasa o un paño limpio o una bolsa de nylon

INGREDIENTES para 1 litro de leche de almendras casera:

– 1 taza de almendras crudas con piel, unos 120-150g + agua mineral para el remojo
– 3-4 tazas de agua mineral
– 1 pizca de sal marina

PREPARACIÓN:

1. Lava un poco las almendras y déjalas en remojo un mínimo de 12 horas con el agua. Yo las acostumbro a dejar 24 horas, y les hago un cambio de agua cuando llevan 12 horas.

Leche de almendras casera, almendras remojadas

Así se activan, los que significa que desaparecen algunos inhibidores de enzimas y se hacen más digeribles. Es lo que hace que sustancias que actúan como anti nutrientes, queden en el agua del remojo.

Además, de esa forma, estarán más blandas y son más fáciles de triturar.

2 . Cuando hayan pasado las 12-24 horas, escurre las almendras con un colador y lávalas bien para quitar los posibles tóxicos que queden.

A continuación, ponlas en un cazo u olla pequeña junto con 3-4 tazas de agua mineral y una pizca de sal.

Si tienes batidora americana con vaso, ponlo todo en el vaso. Tritura un par de minutos a máxima potencia, filtra con una bolsa de filtrado de nylon. Y ya la tienes.

3. Si lo haces con el túrmix. Bate hasta que no queden trocitos. Te dejo unas imágenes (antiguas) para que puedas ver el proceso.

4. Coge un bol grande, el colador y la gasa y vierte poco a poco la mezcla resultante encima del colador con la gasa para que la leche vaya filtrando. Puedes coger la gasa por las cuatro puntas y presionar, como si ordeñaras, para escurrir la leche. La pulpa de las almendras quedará en la gasa.

Esta operación se puede hacer igual con un colador de tela.

5. Una vez que hayas realizado el primer filtrado y ya tengas algo de pulpa, vuelve a poner esta pulpa en la olla o en el vaso de la batidora y añade las otras dos tazas de agua buena que faltan. Repite la acción de triturar y repite el proceso de filtrado.

El resultado es una “leche” vegetal casera, suave, sabrosa, aromática, saludable y rica en calcio.

–> También puedes hacer tu leche vegetal de almendras con un extractor de zumos lento, siguiendo el proceso que explico en la receta de horchata de chufa casera.

¡Disfrútala y cuéntame tu experiencia!

NOTAS EXTRA PARA TI

–> Ponla en un bote de cristal con tapa y conserva en el frigorífico. Antes de utilizarla remueve un poco.

–> Puedes endulzar esta bebida de almendras con concentrado de manzana, con canela o miel o incluso con dátiles (lo ideal es dejarlos en remojo toda la noche).

–> Te recomendaría no endulzarla hasta el momento de utilizarla ya que, de esta forma, si la quieres utilizar para una receta salada, como por ejemplo una bechamel, la tendrás lista para su uso.
–> Con la pulpa de almendras sobrante, puedes hacer un delicioso pan deshidratado de verduras y lino o un suave “queso” vegano con pulpa de almendras.

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies