Esta es la receta de una salsa versátil y deliciosa que he usado para hacer mi versión de chips de col kale, pero que podéis utilizar para aderezar cualquier tipo de ensalada.

Yo la uso mucho cuando preparo crucíferas: por ejemplo con repollo al vapor o con col lombarda cruda. En este caso rallo la col o la corto finita con la mandolina, le pongo la salsa por encima y, como con la kale, la masajeo para que quede más blanda.

También queda buenísima combinada con una ensalada de hojas verdes y legumbres,  se consigue un sabor y textura… en fin, ¡una delicia!

A continuación te cuento como hacer, las chips de col kale con salsa antiinflamatoria. Receta muy rápida y con resultado espectacular.

TIEMPO: 5 minutos para preparar la salsa, 5 minutos para limpiar y secar las hojas de kale, 5 minutos para masajear las hojas, 8 horas para deshidratar o 20 minutos para hornear.

UTENSILIOS: 1 vaso para hacer la salsa, un escurridor de hojas de lechuga, un bol grande, la deshidratadora o el horno con una bandeja y papel de horno.

INGREDIENTES para las chips de col:

– 250g de col rizada (Kale)

INGREDIENTES para el aderezo:

– 2 c / s de tahin blanco

– 1 c / s de salsa tamari (salsa de soja sin gluten)

– El zumo de ½ limón

– 1 c / c de cúrcuma en polvo

– Pimienta negra recién molida

– Sal marina sin refinar

– Agua de buena calidad para ligar la salsa

PREPARACIÓN:

– Retirar los troncos de las hojas de la col, lavarlas y secarlas bien. Trocéalas y reserva.

– En un bol pon los ingredientes de la salsa y mezcla con un poco de agua. Ajusta la textura poco a poco y mezclando bien para quede bien homogéneo. El resultado es el que puedes utilizar para las chips de col o para la ensalada que quieras.

– En otro bol, pero este que sea grande, o en una ensaladera pon las hojas de col y echa por encima la salsa que has preparado.

– Con las manos haz un masaje a las hojas de col. Queremos romper la fibra de la col y hacer que las hojas troceadas queden bien impregnadas de salsa. Deja reposar por lo menos 20 minutos.

– Pasado este tiempo, precalienta el horno, mientras preparas una bandeja grande para el horno. Pon papel de horno sin tóxicos que no se pegue y esparce las hojas de col por encima. No puede quedar amontonado, interesa que el aire del horno seque la humedad de la verdura y la salsa.

– Pon en el horno a una temperatura de 155ºC aprox. con aire caliente y dejar unos 25-35 minutos. Habrá que ir mirando que no se quemen, incluso habrá que abrir el horno y mover un poco las hojas de vez en cuando para garantizar que quede lo más seco posible por todas partes.

– Cuando veas que ya no tienen humedad y que están bien secas, retira del horno y ponlas en una bandeja o plato cubierto con un papel de cocina. Así la condensación no las humedecerá. Esparce bien sobre el plato, que no queden unas encima las otras, sino también podrían coger humedad y no nos quedarían crujientes.

– Si aguantas, deja enfriar para disfrutarlas como un aperitivo rico, nutritivo y muy saludable!

NOTAS NUTRICIONALES PARA TI:

Si no te las acabas, guarda en una bolsa de plástico bien cerrada y en la nevera.

Las he hecho en horno para los que no tengáis deshidratadora, pero los que si que tenéis no dudéis en hacerlo en la deshidratadora, a 42ºC durante unas ocho horas. También es necesario moverlas de vez en cuando, así garantizamos que se sequen uniformemente. ¡Quedan espectaculares!

Si tenéis vinagre de umeboshi, podéis sustituir el zumo de limón y la sal por el vinagre, también queda muy bien con vinagre de manzana sin pasteurizar.

¡Ah! Y al llevar cúrcuma y pimienta es una receta antiinflamatoria, ¿Qué más podemos pedir?

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies