En verano me encanta tomar el sol, me da vida. Antes tenía miedo al sol, ahora he aprendido que es beneficioso y que el ser humano necesita sol para vivir. Tomar el sol tonifica el sistema inmunitario, ayuda a reducir el estrés, induce la formación de vitamina D, favorece la función de algunas enzimas, relaja el sistema musculo-esquelético, etc.

Como dice Marcos en el reciente artículo que escribió para su blog Fitness Revolucionario, y que compartí en mi página de Facebook, es perjudicial no exponerse al sol. El truco está en exponerse con medida.

A menudo pasamos de estar 8 horas cerrad@s trabajando delante de la pantalla del ordenador, a estar todo el día bajo el sol en la playa, un error grave, ya que lo importante es ir preparando la piel a lo largo de la primavera y durante el año.

Cuando nos exponemos al sol, se forma melanina, una sustancia que nos protege de los rayos solares, por esta razón, durante el año hemos de ir exponiéndonos de forma progresiva , para cuando haya mucha más exposición solar, que nuestro cuerpo ya esté preparado.

Sabemos que solo los rayos UVB son los que favorecen la síntesis de vitamina D, necesaria para un sinfín de funciones en el organismo. Actualmente muchos de los protectores solares solo nos “protegen” de estos y no de los UVA, que son los realmente dañinos ya que penetran a más profundidad de la piel, con lo cual ni estamos protegidos ni sintetizamos vitamina D.

mujer_plya_piel_sol_MNB

Para evitar que nuestra piel envejezca rápido hemos de evitar al máximo su oxidación y revertir el efecto de los radicales libres que se producen cuando nos exponemos al sol. A parte, hemos de garantizar que nuestro cuerpo esté bien hidratado porque perdemos más agua cuando estamos debajo el sol.

Teniendo en cuenta todo lo expuesto, quiero ayudarte a cuidar tu piel en verano para lucirla preciosa y evitar que envejezca rápidamente. Te doy los 5 grupos de alimentos indispensables para alimentar y cuidar tu piel:

  1. Alimentos de colores naranja y rojos: son ricos en beta-carotenos (provitamina A), y licopeno. La vitamina A cumple funciones como la renovación y reparación celular, además de ser un buen antioxidante, y el licopeno también lucha contra los radicales libres que se producen al tomar el sol. Melocotones, melones, tomates, zanahorias, pimientos, sandías, etc.
  1. Verduras y hortalizas de hoja verde y ricas en agua: pepinos, endibias, lechugas, apio etc. ayudarán a hidratar la piel por dentro, además son fuente de vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes que favorecen el mantenimiento de la piel en buen estado.
  1. Huevo y proteínas de buena calidad: La piel está formada por colágeno, una proteína que se forma gracias a diferentes aminoácidos que no deben faltar en la dieta. La clara de huevo es la mejor fuente de proteínas que existe, además si los compramos ecológicos, la yema nos aportará grasas saludables muy interesantes y necesarias.
  1. Pescado azul y semillas de chía y lino: por su riqueza en omega 3, un conjunto de ácidos grasos indispensables para tener una piel bien nutrida, además actúan como antiinflamatorios. También el pescado y las semillas son ricas en aminoácidos indispensables en el proceso de regeneración celular. Consume sardinas, caballa, boquerones… frescos, marinados o envasados en botes de cristal.
  1. Otros alimentos con altas cantidades de antioxidantes: cacao puro crudo, ideal en tus smoothies o para recetas de trufas y bombones; té verde, con zumo de limón y menta fresquito es perfecto para el verano; aceite de oliva virgen extra y aguacate, ricos en vitamina E, una sustancia muy antioxidante; limón, rico en vitamina C, antioxidante y necesaria para la formación y regeneración de las células.

melocotones_piel_mNBavocado-878958_640_BR_ok

Recuerda entonces que hemos de cambiar nuestra relación con el sol, no tomarlo muchas horas seguidas, hacer períodos de 20 minutos al día sin protección y sabiendo que como más partes del cuerpo expuestas, mejor, más síntesis de vitamina D tendremos.

Como decía antes, es preferible que la exposición solar sea progresiva.

Bebe mucha agua, come limpio y procura que tu alimentación sea rica en alimentos crudos y frescos.

Espero que te haya gustado y si tienes alguna recomendación o truquillo más que quieras compartir no dudes en comentar más abajo.

Gracias. 😉