Elegir bien el lugar donde vivimos y trabajamos puede ser determinante para nuestra salud, hoy te dejo unos consejos para vivir en espacios saludables. La mayoría de las horas de nuestro día a día las pasamos en nuestro hogar o en la oficina, y la exposición continuada a factores contaminantes tiene un efecto acumulativo.

Antes de comprar nuestra vivienda:

Es importante que nos informemos bien de cómo está construida nuestra vivienda y de qué materiales se han usado para sus acabados antes de adquirirla.

Factores tan importantes para nuestra salud como el confort acústico, térmico y lumínico, el nivel de humedad, la correcta ventilación, el tipo de cableado eléctrico y su ubicación o el tratamiento del agua darán a nuestra vivienda un nivel u otro de salubridad y confort.

Habitación casa saludable

Algunos de los factores nocivos más relevantes son:

– Excesiva presencia de aparatos inalámbricos
– Conducciones de ventilación o de aire acondicionado sucios
– Poca luz natural
– Ambientadores con perfumes artificiales
– Falta de circulación del aire
– Iluminación inapropiada
– Exceso de electricidad estática provocada por moquetas
– Intensidad de campos magnéticos producidos por equipos eléctricos
– Mala acústica o mal aislamiento acústico
– Sobre calentamiento o refrigeración de las estancias

Todos estos factores pueden afectar nuestra salud lentamente y a veces sin darnos cuenta.

Síndrome del Edificio Enfermo:

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) el 30% de los edificios modernos podrían causar problemas de salud a las personas que los habitan o trabajan, puesto que no contemplan una serie de premisas a la hora de elegir el tipo o nivel de ventilación, por ejemplo. Estaríamos hablando del Síndrome del Edificio Enfermo que se caracteriza por una sintomatología variada que incluiría rinitis alérgica, congestión ocular, sequedad, dolor de cabeza, fatiga mental y falta de concentración, náuseas o vértigo y otras dolencias crónicas de tipo respiratorio sobre todo.

Cuando los afectados abandonan estos edificios durante una temporada los síntomas remiten y la mayoría de ellos recuperan la salud inicial.

Productos que usamos en nuestro día a día:

No menos importante son los productos que usamos para limpiar nuestro hogar o para su mantenimiento.

Algunos de estos productos de uso cotidiano contienen sustancias volátiles que se concentran en cantidades peligrosas y acabamos respirando. Productos como la lejía, el amoniaco, ambientadores, detergentes de la ropa o suavizantes, pinturas y colas… Es por ello, que es aconsejable, en la medida de lo posible, utilizar productos ecológicos y respetuosos con nuestra salud y el medio ambiente e incluso elaborarlos nosotros mismos en casa.

Para poner un ejemplo, con sólo 200 gr de sal gorda, 200 ml de agua, 3 limones enteros y 100 ml de vinagre blanco podemos elaborar nuestro lavavajillas casero totalmente ecológico y respetuoso. Sólo hay que batir todos los ingredientes , llevar a ebullición durante 15 minutos y después dejar enfriar y guardar en un envase de cristal.

Limón - Casa saludable

Me encantará saber cómo te sientes en tu casa o en tu lugar de trabajo y si ya compras o te preparas tu mism@ tus productos de limpieza.

Agradezco enormemente este artículo escrito por Elisenda Ripollés en colaboración para mi blog.

También puede interesarte mi artículo Mi rutina – y rituales – de las mañanas para empezar el día llena de vitalidad.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies