Déjame que te haga una pregunta:

¿Sientes que tus digestiones son lentas y pesadas?

Si la respuesta es sí, sigue leyendo porque este post te va a venir como anillo al dedo.

Y es que en las siguientes líneas te descubro mis mejores 20 recomendaciones para mejorar tus digestiones con la clara intención de que las puedas aplicar desde hoy mismo en tus rutinas diarias. 

Son 20 recomendaciones prácticas, asumibles, sencillas de seguir y aplicar. 

Así que si quieres mejorar tus digestiones y, por lo tanto mejorar notablemente la absorción de los nutrientes que consumes, toma nota porque estoy segura que estos tips te van a ayudar.

Y es que uno de los motivos por el que más pacientes acuden a mi consulta está relacionado con el sistema digestivo.

Los principales síntomas que sufren mis pacientes son malas digestiones, sensación de pesadez y tripa hinchada.

Esto sucede por una incorrecta digestión de los alimentos y, por lo tanto, una inadecuada absorción de los nutrientes. 

Y aquí recae el verdadero problema de una mala digestión, la no correcta asimilación de los alimentos.

Porque somos lo que comemos, pero sobre todo…

[tagline_box backgroundcolor=»» shadow=»no» shadowopacity=»0.1″ border=»1px» bordercolor=»» highlightposition=»top» content_alignment=»left» link=»» linktarget=»_self» modal=»» button_size=»» button_shape=»» button_type=»» buttoncolor=»» button=»» title=»» description=»SOMOS LO QUE ABSORBEMOS » margin_top=»» margin_bottom=»» animation_type=»0″ animation_direction=»down» animation_speed=»0.1″ animation_offset=»» class=»» id=»»][/tagline_box]

El proceso de digestión es el proceso fisiológico que rompe los enlaces de los alimentos para convertirlos en nutrientes. Las sustancias que nuestro organismo absorbe en el intestino.

Estas son mis 20 recomendaciones para mejorar tus digestiones:

 

1. Relajación

Es imprescindible antes de empezar a comer hacer una o dos respiraciones profundas y conscientes para activar nuestro sistema parasimpático. Además, recomiendo tomar unos segundos para agradecer por todo lo que nos vamos a comer.

 

2. Equilibrio entre el trabajo intelectual y el ejercicio al aire libre

Demasiado trabajo intelectual provoca la disminución de la capacidad digestiva. Por esto es necesario levantarse cada hora, pasear y si se puede salir a tomar el aire, como mínimo una vez al día.

 

3. Masticar

Nuestra digestión empieza en la boca. Con la masticación se segregan sustancias enzimáticas que empiezan a romper enlaces de alimentos. Por ejemplo, la saliva contiene amilasas, enzimas que metabolizan los hidratos de carbono. No te olvides de masticar, aunque estés comiendo un batido o una crema de verduras.

 

4. Dedicar al menos 20 minutos a cada comida

Una vez empezamos a tomar conciencia de la necesidad de masticar, el tiempo que vayamos a dedicar a cada comida será más largo. Además, son imprescindibles estos 20 minutos si queremos bajar o mantener nuestro peso, ya que el estómago tarda justo este tiempo a darle la señal al cerebro de que ya está satisfecho. Si comemos en menos tiempo, es muy probable que comamos más.

 

5. Comer en un ambiente agradable y calentito

Si alguna vez has comido en un lugar ruidoso o en un lugar donde hace frío, o te han interrumpido 40 veces, puede que hayas experimentado que tu digestión es más lenta y pesada.

 

6. Beber poco líquido durante la comida

Para hacer la digestión nuestro estómago segrega jugos gástricos con un ph muy ácido, necesarios para digerir las proteínas. Si bebemos mucho líquido durante la comida, es probable que diluyamos estos jugos y haya menos capacidad de digestión.

 

7. Evitar muchos alimentos fríos o crudos

Los alimentos fríos y / o crudos enfrían nuestra caldera. Como ya he comentado antes, el estómago es nuestra olla, y necesita energía para mantenerse encendida y caliente. Si ponemos demasiados alimentos fríos o crudos, perdemos este calor necesario para hacer la digestión.

 

8. Respetar los horarios

respe

No es lo mismo desayunar a las 6h que a las 10h o cenar a las 19h que a las 21h. De nuevo, haciendo referencia a la MTC, nuestro organismo tiene más capacidad digestiva en las horas en las que hay sol y luz solar. Por esto desayunar muy pronto puede no irte bien, y como no, cenar tarde también provoca malestar.

 

9. Contemplar la posibilidad de hacer ayuno intermitente

Un ayuno de 12 horas, es una muy buena forma de dar tregua al sistema digestivo. El proceso de digestión es uno de los procesos que más calorías necesita para producirse, por esto, y cuando se sufre de pesadez digestiva, recomiendo practicar ayunos de al menos 12 horas. E intentar no comer hasta pasadas 3 o 4 horas des de la comida anterior durante el día. Puede que no sea necesario comer 5 veces al día.

 

10. Controlar la cantidad de comida

Nunca debes acabar de comer sin la sensación que podrías comer un poco más. Comer en exceso puede darte malas digestiones y malestar hasta el punto de no poder moverte. Procura controlar las grandes cantidades de comida.

 

11. No practicar actividad de alta intensidad después de comer

Y no me refiero solo a deporte, también a actividad intelectual. Después de comer, nuestro organismo necesita toda la sangre en el sistema digestivo para favorecer la digestión.

 

12. Evitar el exceso de dulce

Demasiado sabor dulce provoca que el proceso digestivo sea más lento. A pesar de que un poco puede irnos bien y es necesario, en exceso provoca justo lo contrario. Además, me refiero a sabor dulce proveniente de tubérculos, raíces y verduras, no de otros alimentos demasiado dulces.

 

13. Eliminar de forma progresiva los antiácidos

Estos medicamentos inhiben la formación de ácidos en el estómago, pero como decía anteriormente, para digerir correctamente las proteínas necesitamos un ph ácido.

 

14. Añadir jengibre a los platos, infusiones y salsas

El jengibre es una raíz muy usada para muchas situaciones, entre ellas la de mejorar el proceso digestivo. Su sabor ácido y a la vez picante, mejora la función del estómago y calienta el organismo. Además tiene una acción anti inflamatoria y reparadora de la mucosa intestinal.


15. Empezar la comida con alimentos fermentados

Durante el proceso de fermentación se generan ácidos orgánicos que dan sabor al producto final. Como hemos visto, el sabor ácido ayuda a acidificar un poco más el ph del estómago favoreciendo la digestión de las proteínas. Además con estos alimentos tenemos el plus de que aportan probióticos a nuestra flora intestinal.

 

16. Consumir en cada comida algún alimento de sabor amargo

Además del sabor ácido, el amargo también ayuda a mejorar la digestión porque favorece la producción de bilis. Según la MTC interviene en el correcto descenso de los alimentos. Así que añadir rúcula, endibias, escarola o alcachofas, siempre será buena idea.

 

17. Añadir semillas germinadas

Los germinados son auténticas bombas de energía, vitaminas, minerales y enzimas para nuestro cuerpo. En este caso lo que mejora las digestiones son las enzimas que contienen, éstas rompen los enlaces de los alimentos y dejan libres los nutrientes para que sean absorbidos.

 

18. Consume alimentos como el mijo, el arroz integral, la zanahoria y la calabaza

Según la Medicina Tradicional China, estos alimentos cuidan especialmente el sistema digestivo. Los alimentos naranjas y ocres, son dulces suaves que tonifican el elemento tierra, que corresponde al estómago, al bazo y al páncreas.

 

 

19. Tomar un vaso pequeño de infusión digestiva después de las 2 comidas principales

Herbas como la menta, la melisa o las semillas como el anís verde o el anís estrellado, la regaliz o la canela, actúan inhibiendo la formación de gases y ayudando a la digestión.

 

20. Distinguir entre hambre real y emocional

Es frecuente comer sin hambre, solo por costumbre, por nervios o ansiedad. Comer sin hambre podría ser por una cuestión emocional y, en estas situaciones, se consumen alimentos o productos quede difícil digestión y/o se mezclan entre sí dificultando el proceso.

Conclusión

En definitiva, si aprendemos a escuchar el cuerpo y a comer cuando tenemos hambre real, nuestro organismo responderá mejor y tendremos menos dificultades a la hora de digerir.

Con este post tengo la intención de darte herramientas prácticas para mejorar tu bienestar digestivo. Espero haberlo conseguido y que tomes consciencia para empezar a aplicar estos tips desde hoy mismo.

Cuéntame en los comentarios: ¿cuál de estas recomendaciones ya estás practicando?

Si a pesar de aplicar estos 20 tips sigues con malestar y dificultades, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Estaré encantada de ayudarte a mejorar y a recuperar tu salud intestinal.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies